Inseminación artificial

La inseminación artificial es la técnica más sencilla. Consiste en la colocación de los espermatozoides dentro del útero para conseguir:

  • Evitar la barrera del canal cervical.
  • Acercar los espermatozoides al lugar de la fecundación.

Es conveniente la estimulacion suave del ovario y la inducción de la ovulación con una medicación controlada por los doctores. Para ello se requiere un control ecográfico periódico. La media de dias de medicación son 10.

El proceso de inseminación en sí no es doloroso, pues el depósito de los espermatozoides se realiza intrauterino con una cánula, lo que no representa demasiadas molestias. En ocasiones hay que recurrir al semen de donante, como por ejemplo en el caso de:

  • Mujeres solteras.
  • Varones portadores de enfermedades congénitas que se puedan transmitir a su descendencia.
  • Azoospermia, es decir, ausencia de espermatozoides en el eyaculado.

Se estudia de forma muy escrupulosa a los donantes de semen para descartar enfermedades transmisibles (sobre todo la existencia de anticuerpos del VIH, hepatits B y C) y enfermedades hereditarias que pueden padecer los donantes o sus familiares próximos. Las posibilidades de éxito por ciclo en Inseminación Artificial Conyugal (IAC) es de entre un 14-20% y en las Inseminaciones Artificiales con semen de Donante (IAD) ronda entre 20-25%.

Para más información sobre el banco de semen y donaciones:

http://invitam.es/especialidades/andrologia/banco-semen/

http://invitam.es/reproduccion-asistida/donacion/

Ponte en contacto con nosotros

© 2017 All rights reserved | Legal notice